Todos culpan a Yoko Ono por la separación de The Beatles en 1970, pero en realidad esa separación ya estaba más que anunciada, al contrario de lo que muchos creen, Yoko le dió la fuerza necesaria a John para poder continuar su proyecto.